La primera en la frente.

Se abre la veda.

Las consecuencias de no cumplir con las leyes sobre administración electrónica se empiezan a hacer palpables.